Brody Brixton, el perro más obediente