Los especialistas alertan de una "escala sin precedentes" en el brote de ébola