La Guardia Civil cree que Bruno también trituró los restos de su tía