Bruselas presenta una ambiciosa estrategia para la integración de los gitanos