Buddy, más cerca de su nueva familia gracias a la presión social