El día después de la tragedia, incineran los cuerpos de los seis fallecidos