Buscar la felicidad privada es un problema para la sociedad, dice el filósofo José Antonio Marina