Un butrón que iba a ser el atraco perfecto