Una conversación del presunto asesino de la viuda del expresidente de la CAM aceleró la detención