La CE apunta a periodistas, becarios y "lobbystas" como posibles espías