La DGT pondrá en marcha un plan contra la siniestralidad, pero no tocará las sanciones