El motín del CIE enfrenta a los partidos