Peligran las investigaciones de la delegación del CSIC en Barcelona