La magia de los Reyes de Oriente recorre las calles de Madrid