Contrataban líneas con datos falsos para conseguir móviles que luego vendían