Cae una red dedicada a estafas telefónicas que podrían superar los 300.000 euros