Calculan que cada fallecido en accidente de tráfico cuesta a la sociedad 1,4 millones de euros