Aún hay gente buena: un pueblo gallego se vuelca con Tatiana tras perder a su marido