Camillas en el vestíbulo por la saturación de las urgencias