La comunidad valenciana, la primera en cerrar su televisión autonómica