La música gana la guerra al cáncer