Un vídeo nos enseña cómo el cáncer cambia lo que le pedimos a la vida