Cándido Méndez reivindica la necesidad de "dar alternativas y fortaleza moral" a los trabajadores