Cañizares cede a la presión