Los vecinos de Carabanchel, preocupados por su futuro y el de sus viviendas