Caraqueños bajan del Ávila con palmas benditas siguiendo una tradición local