Desolación en Carlet ante el imparable avance de las llamas