Carlos Hugo de Borbón comunica a sus fieles que "está en las manos de Dios"