El Carlos III niega que haber expedientado al médico que culpó a Teresa de contagiarse