Los príncipes de Asturias, el bastión de la Casa Real