Los duques de Palma pagaron con Aizoon el alquiler de un avión para ir a esquiar