Castilla y León no se plantea la modificación de la Ley Antitabaco ni tiene intención de reclamar la competencia