Castilla y León tiene casi 6 veces más reclusos que Navarra en función de la población