Cataluña pasa de la sequía al riesgo de inundaciones