Cataluña trabaja en un protocolo para informar a los adoptados sobre su origen