La Catedral de Burgos en un sello de León... ¡y otros grandes errores!