La Catedral de Santiago cree que el vídeo de Enrique Iglesias realiza "una utilización abusiva" de un recinto religioso