La Catedral de Santiago cerró 2014 con un superávit de 185.000 euros, la primera vez sin que sea Año Santo