Catorce de los 16 guardias civiles citados a declarar por la tragedia de El Tarajal lanzaron pelotas de goma al agua