Cayetana, por fin en España