Centenares de profesores escenifican la muerte de la educación pública