Cerca del 60% de las ofertas laborales de la próxima década serán para quienes tengan una educación superior