Cerca de 2.000 lorquinos pasaran meses fueras de sus casas tras el terremoto