Avalancha de colchoneros y madridistas en Milán para seguir la final de Champions