Christchurch tendrá que derruir 1.200 edificios dañados por los seísmos