CiU propone una fiscalidad sobre los vehículos según sus emisiones de CO2