Científicos estadounidenses afirman que la 'barriga cervecera' es un mito