Cientos de miles de familias en España están en riesgo de perder su casa, según Amnístía