Ciudades en agosto: un oasis de asfalto donde solo se oyen los pájaros