El famoso Códice Calixtino ya se puede visitar en la catedral de Santiago